Uno de los hallazgos últimos sobre educación y brechas, se refiere no solo a la distancia en resultados entre los niños que asisten a las escuelas rurales y las escuelas urbanas, sino también entre los niños y las niñas y sus resultados en pruebas de ciencia y matemáticas.

niñas haciendo ciencia
María Luisa Aguilar, primera persona en el Perú en ser astrónoma. Fuente de la foto: Diario Correo.

Este es un problema que posiblemente venga desde los primeros años, desde cómo se han ido asignado los roles, las tareas más “rudas” a los niños y las tareas más vinculadas al trabajo en el hogar a las niñas. Hay varios estudios que demuestran que incluso los juguetes de “princesa” van condicionando a las niñas a que dejen de ser curiosas y que se hagan preguntas sobre su entorno natural y social. Juguetes para que sean cuidadoras de bebés, para que sean princesas, para que jueguen a la cocina y que vayan de compras a un supermercado. Los juguetes de construcción, de descubrimiento, que involucra a veces procesos físicos (por ejemplo, lanzar proyectiles), jugar a la nave espacial, están generalmente en los pasillos o tiendas para niños.

El mundo necesita de más científicas, de más ingenieras, de más mujeres matemáticas. Bonitos proyectos para el aula es investigar y hacer representaciones teatrales sobre la vida de Ada Lovelace, sobre Hipatia, sobre Evelyn Boyd Granville. O sobre María Luisa Aguilar, la primera persona en el Perú (hombre o mujer) en ser astrónoma.

Niñas haciendo ciencia y tecnología en el aula. Cerremos las brechas.

BONUS: ¿Pensaste en ser científica? Un video de UNESCO con mujeres científicas uruguayas.

Más:
– Sula Batsú de Costa Rica presenta su colección ilustrada de mujeres en la ciencia y la tecnología.