Las licencias abiertas en el aula son clave para aprender la importancia de la cultura del compartir. Aquí vamos a ver de qué trata, cómo trabajarlas y qué tiene que ver con la colaboración, con la solidaridad y con la creatividad.

Licencias abiertas en el aula

1. Las licencias cerradas y los derechos de autor

Los derechos de autor surgen a mediados del siglo XVIII como una forma de equilibrar el poder de los autores y de los mercados sobre las obras. Una obra podría ser polémica y un gobierno podría querer retirar los libros del mercado. Pero, según estas nuevas formas legales, tendría que pagarle al autor porque le estaría afectando.

Antes, los artistas creaban obras y constantemente eran copiados. Por ejemplo, hubo autores que usaron el personaje de Don Quijote de Cervantes, continuando sus aventuras. Estas no contaban con el permiso de Miguel de Cervantes.

Sin embargo, con el tiempo el equilibro fue perdiéndose. Los derechos de autor han terminado sirviendo, en distintos casos, para cerrar el acceso a recursos de todo tipo. La mayor parte de los recursos que podemos encontrar en internet cuentan con una licencia cerrada: videos, audios, textos. Formalmente hablando, no podríamos usar ni uno de ellos para nuestras presentaciones o clases. Es por eso que algunos han ido hablando del uso de licencias abiertas.

2. ¿Qué son las licencias abiertas?

La idea viene de la llamada cultura hacker y de las universidades. Muchas veces para poder diseñar un programa, que es básicamente un conjunto de rutinas y pasos que explican procesos, no basta con una persona. Muchas veces se necesitan muchas personas programando distintas partes.

La cultura hacker parte del principio que todo es mejorable. Así, si se usara una licencia cerrada para estos programas, nadie podría aportar con algún cambio que ayude a mejorar el producto. Es allí que se piensa en licencias abiertas: Los autores de las obras permiten que la obra se modifique. Dan permiso para que el programa pueda ser libremente descargado y modificado.

Este principio luego se expandió a otros aspectos de la producción: videos, fotos, audios, textos. Actualmente hay miles de de personas que suben fotos de paisajes, de animales y plantas donde ellos autorizan su descarga y abren la posibilidad de ser modificadas.

Por ejemplo, podemos ir a Google Images y buscar imágenes donde los autores permiten su descarga. Es cosa de elegir en imágenes la opción de más herramientas de búsqueda, de allí a derechos de uso y elegir la licencia que nos interese.

Machu Picchu Licencias Abiertas

Hay cientos de videos y documentales también que se pueden usar y descargar. Por ejemplo, Vimeo (la competencia de Youtube y sitio preferido para documentalistas y cineastas), tiene cientos de videos con licencias abiertas.

3. Las licencias abiertas en el aula

Pero, más allá de poder descargar obras allí donde los autores lo han decidido, podemos usar el principio de las licencias abiertas en el aula para promover el trabajo colaborativo. Las licencias abiertas además entran perfectas para las sesiones basadas en proyectos.

Enseñamos a repensar la idea de autoría. Si una obra puede ser modificada por cualquiera, ¿por qué tendría que tener un autor? Podemos, en todo caso, tener una misma obra, pensemos en un proyecto, en su diseño y ejecución, que va acumulando autores.

Un grupo de niños y niñas pueden diseñar una idea, un proyecto social, y este puede ir sumando nombres de autores conforme se van recibiendo comentarios y nuevas ideas.

Enseñamos la importancia del trabajo colaborativo. Toda obra puede ser el producto de muchas cabezas. Si repensamos quién es el autor de qué y que todo proyecto es perfectible, también podemos pensar que el trabajo no es personal y que todos somos colaboradores y partícipes del mismo.

Muchas veces los niños y niñas quieren ser los únicos autores de un proyecto. Pero en la lógica de las licencias abiertas, la búsqueda no es el reconocimiento, sino fomentar el lado colaborativo y solidario de la creación.

Enseñamos a entender los derechos de autor. Un problema de internet, es que todo parece estar al alcance de todos y que todo es gratis. Descargamos una canción o una película, pero no preguntamos nunca si los autores o responsables de la producción han autorizado su descarga. El enseñar la importancia de las licencias abiertas en el aula también educa a todos y todas. Así lograremos entender que el escoger una licencia abierta o cerrada es decisión del autor y que esa decisión debe ser respetada.

Más recursos:

Búsqueda de recursos con licencia abierta Creative Commons
Buscador de imágenes de Google configurado para búsqueda de imágenes con licencia abierta
– Artículo: Aplicación de las licencias Creative Commons en el Ámbito Educativo (Ignasi Labastida i Juan)