Publicado el 5 comentarios

Hacer un brazo robótico con Lego WeDo

hacer un brazo robótico

En LabDocente nos gustan los robots. Así que quisimos buscar algún ejemplo de robot que se vea simpático, que tenga algún grado de complejidad y que pueda ser hecho con las piezas del Lego WeDo 9580 (al cual le hemos dedicado varias entradas). Y nos enfocamos en un prototipo diseñado por la gente de Robocamp. Por suerte, para nosotros, no habían instrucciones ni nada. Había que hacer un brazo robótico, haciendo un poco de ingeniería inversa.

hacer un brazo robótico

¿Qué es la ingeniería inversa?

Para hacer un brazo robótico solamente viendo fotos de cómo funcionan otros, tendremos que imaginarnos y reconstruir todo el proceso de construcción. Como no tenemos las instrucciones (lo cual nos encanta), vamos a imaginarlas nosotros mismos. En algunos casos fallaremos y tendremos que revisar qué falló. Incluso podremos introducir variantes nuestras que hagan más eficiente el funcionamiento de nuestro invento.

A esa reconstrucción es que llamamos ingeniería inversa. Es desarmar (en nuestra cabeza) un robot y construirlo nuevamente.

Hacer un brazo robótico

Así que solo con fotos parciales, que no mostraban todas las partes y lugares del robot, comenzamos. Lo primero es entender el funcionamiento de los engranajes. Teníamos que hacer que el motor del WeDo moviera un engranaje que abriera y cerrara una tenaza.

hacer un brazo robótico

El WeDo tiene, por suerte, varios engranajes que pueden ponerse uno tras otro, sin que uno se preocupe por las dimensiones. En Lego TODO ENCAJA. Un engranaje siempre está enlazado a un eje y a su vez este puede mover la tenaza.

hacer un brazo robótico

La otra parte importante es la del eje vertical. Queríamos, por lo que habíamos visto, un brazo robótico que pueda girar a los lados. Claro, el kit solamente cuenta con un motor, por lo que ese movimiento es manual enteramente.

hacer un brazo robótico

Quizá fusionando dos kits WeDo y usando dos motores podamos mejorar en otra oportunidad ese movimiento. Queda como tarea.

Así que por fin pudimos hacer un brazo robótico funcional. Usamos como software controlador el Scratch, con una sola orden, que cuando se apriete la barra espaciadora el motor se mueva en dirección reversa durante 0.6 segundos. Pueden probar con más o menos tiempo, pero creemos que ese es el adecuado.

Resumen

En resumen, es un buen ejercicio esto de hacer un brazo robótico del cual no tenemos instrucciones, pero quizá una imagen o video (que nunca lo muestran todo). Siempre hay algo que podemos aprender haciendo algo de ingeniería inversa y creemos que es un ejercicio bien simpático para los chicos y chicas que ya han tenido algo de contacto con el kit de robótica WeDo.

Publicado el Deja un comentario

Cómo usar PiratePad en el aula

PiratePad

Una aplicación que nos encanta es el PiratePad. La aplicación de la rana pirata. La verdad, lo usamos en cuanto taller tengamos. Por allí que nos da por querer usar la aplicación de documentos del Google Drive. Sin embargo, nos asusta tanto trámite y tanto usuario y contraseña. PiratePad funciona similar a un procesador de textos, pero es directo. Funciona en tiempo real. No necesita usuario. Es rápido y no consume recursos de la computadora. Ahora explicaremos cómo usar PiratePad. Primero, un poquito de historia.

PiratePad: Historia

El punto de origen fue una aplicación en línea llamada EtherPad, que permitía tener varios usuarios escribiendo un mismo documento en tiempo real. Estamos hablando del año 2009, que parece hace poco, pero en desarrollo web es una eternidad. A la compañía Google le gustó mucho esta aplicación, por lo que decidió comprarla, pero los creadores de Etherpad pusieron una condición. Que el código fuente, el programa base, de Etherpad pudiera ser descargado.

Los amigos de Google se quedaron no solo con la tecnología sino también con el know-how (el saber hacer) del Etherpad. Pero la tecnología del Etherpad, el código fuente, se volvió de libre descarga. Cualquiera podría bajarlo e instalarlo en un servidor para que funcione. Entre las distintas versiones que aparecieron, la más popular es PiratePad.

Cómo usar PiratePad

No se necesita un usuario. No se necesita una contraseña. Eso es lo que nos gusta. Que sea fácil de usar.

El primer paso es ir al sitio PiratePad.net. El sitio de la rana pirata. Le daremos clic en la rana y nos va a abrir una ventana nueva.

El principio del PiratePad es que puedo crear todas las ventanas de texto que quiera. Cada una va a tener un código especial, una URL única. Y copiando esa URL (respetando las mayúsculas y minúsculas) y compartiéndola a otros, puedo invitar a cuantas personas yo quiera.

Cómo usar PiratePad

Cada usuario nuevo tendrá un color distinto y podrá escribir en la parte principal del «pad», el área de texto de la izquierda. A su vez, podrá escribir en la sección del chat. Todo en tiempo real. Lo que uno escriba, lo verá el resto. Puede incluso borrar o modificar lo que los otros han trabajado.

Esto es muy bueno para fortalecer el trabajo en equipo y la coordinación. Imaginemos que se trata de una dinámica de lluvia de ideas. Que todos tienen que proponer cosas para un proyecto. PiratePad puede funcionar muy bien como depósito de ideas sueltas, que luego pueden editarse y terminar en un texto acabado. Eso implica que todos estén conectados y que sepan «dejar hablar» al resto. Porque esas modificaciones pueden cambiarle el sentido al trabajo colaborativo.

Además, aún cuando salgamos de la aplicación, siempre podremos regresar a ella recordando el enlace, porque PiratePad no borra los «pads» antiguos.

Nosotros hemos hecho el ejercicio de tener a varios trabajando en sus computadoras el PiratePad y tener una conectada al proyecto para que todos vean en grande cómo va saliendo el trabajo. Nada como ver el trabajo proyectado para sentir que lo que uno hace tiene sentido e importancia.

Resumiendo. Nos encanta PiratePad. Una herramienta simple para estimular el trabajo colaborativo.

Publicado el 2 comentarios

#NiUnaMenos en el aula

#NiUnaMenos

Este sábado 13 de agosto es la marcha contra la violencia contra la mujer #NiUnaMenos. Muchas escuelas están promoviendo la participación de profesores, profesoras, alumnas y alumnos para las distintas movilizaciones (que se calculan masivas) en las distintas marchas que van a haber a nivel nacional.

Si van a estar en Lima, esta será la ruta.

#NiUnaMenos

Y la organización de la marcha nacional ha dispuesto los siguientes bloques.

#NiUnaMenos

#NiUnaMenos en el aula

No es posible hablar de oportunidades de aprendizaje si es que la violencia ataca como lo hace hoy en día contra las mujeres (y también a las niñas). En distintos espacios, las alumnas vienen reconociendo cómo frente al abuso de sus compañeros de aula (y en algunos casos, de profesores y de parientes), ellas se encuentran indefensas.

Es importante que en el día a día, se hable sobre el clima escolar, sobre cómo se sienten las alumnas. Si se sienten cómodas o no. Si se sienten acosadas en sus respectivos perfiles de Facebook, Twitter, Instagram o la red social que estén usando en ese momento.

El bullying (y su par digital, el ciberbullying) afecta sobre todo a las niñas y adolescentes mujeres. Es a ellas donde van dirigidas en mayor medida las etiquetas, las chapas, las supuestas bromas sobre su físico, sobre su forma de ser, sobre su sexualidad. Las consecuencias de no detectar a tiempo el acoso a una niña puede ir desde un mal rendimiento escolar al aislamiento y daño físico autoinflingido.

La organización Crecer en Red ofrece algunas pautas para trabajar el ciberbullying en el aula.

De igual modo, las autoridades no pueden permanecer calladas frente a cualquier señal de tocamiento indebido por parte de ningún profesor, profesora o pariente. Vivimos en un país con altos números de violencia sexual, y esta se da también cuando las mujeres son menores de edad. El que una niña o adolescente se sienta desamparada, le afectará directamente sobre su desarrollo emocional como adulta. La escuela debe ser el espacio que debe romper el círculo vicioso de la violencia contra la mujer.

Mujeres héroes

Otra forma de trabajar la violencia contra la mujer es trabajando en el aula sobre mujeres héroes, emprendedoras, científicas. Las niñas deben verse a sí mismas dispuestas a conseguir alcanzar sus sueños profesionales. Nadie puede decirles que no es posible que haya una mujer astrónoma, matemática, ingeniera, científica o investigadora. Tenemos unos números bastante bajos y preocupantes de niñas que no alcanzan logros en ciencia y matemáticas en la educación secundaria. Además de las clases en aula, podemos hablarles sobre las mujeres que hacen ciencia y tecnología en el Perú hoy en día.

via GIPHY

También recordar, como lo hace la organización costarricense Sulá Batsú, a las más importantes mujeres científicas de la historia.

¿Por qué no soñar con que una mujer peruana pueda ser Premio Nobel en alguna disciplina científica?

Estos pueden ser bonitos temas a trabajar con las TIC, quizá haciendo un video recreando la vida de estas mujeres, investigando en los buscadores, o creando alguna animación en Scratch, por ejemplo.

Colofón

La violencia contra la mujer debe ser un tema a trabajar en la escuela. La escuela no debe estar por fuera de los problemas del país. En LabDocente nos sumamos. Ni una menos. Porque si tocan a una, tocan a todas.

También

El Ministerio de Educación recuerda que: «Promovamos el respeto y la igualdad en nuestras niñas y niños. Si conoces o eres víctima de un caso de violencia en la escuela repórtalo en www.siseve.pe»